Saturday, November 25, 2006

El Hombre Elefante

Lo mío es todo fachada. Por fuera doy el pego: alto, ojos azules, rubio (calvo, ya lo sé), complexión atlética, bien dotado... Pero por dentro estoy hecho una caquita. He estado unos días ingresado porque me han operado de la naríz y no quería dejar pasar la oportunidad de mostraros mi publireportaje fotográfico de este paso por el Hospital Militar.
Cuando me enteré que Genesis P. Orridge, el fantástico cantante y lider de Psichic TV se había puesto pechos y que había colgado en su web fotos de los pasos de su operación, me pareció una idea irreverente y estimulante.
En mi modesta aportación, he querido compartir con vosotros este momentazo quirúrjico.





Esto sí es Glamour del bueno. Lo que no sé si da para otro manual.
Lo que sí daría para un buen libraco es mi historial clínico. Ahora que he tenido unos días libres cometí la imprudencia de hacerme unos chequeos y mirad el resultado.
Porque esta operación no ha sido ni por afán estético (que se quede como estaba, please) ni como rumorean las víboras, para ponerme un tabique de platino debido a mis excesos con sustancias adictivas. Ha sido simplemente porque se me estaba desviando el tabique y, por si me vuelvo a dedicar a la canción, más vale respirar bien a fondo y evitar ahogos que seguro algún malintencionado atribuiría a otras causas como vejez, excesos o simple falta de forma física. De todas formas cada uno es libre de pensar lo que quiera. Me importa unas narices (nuevas)
Es la tercera operación que me hago. Bueno, más bien es la tercera cosa de la que me opero. Las anteriores son la rodilla izquierda (hace 20 años o más, por una caída por las escaleras de la cabina del KWM, donde trabajaba como dj, me operaron de rotura del ligamento cruzado anterior -sí, de eso que se operan los futbolistas tan alegremente-, que me costó muchos sufrimentos y una alegría: me libré de la mili) y la polla. Y lo del pene tampoco fue estético, sino una desagradable experiencia llamada estenosis en la uretra, que es que de repente se te comienza a estrechar la uretra hasta que no puedes mear. Pues eso me pasó, debido a lo fina y blancucha que tengo la piel. Por lo visto soy propenso a que me pasen cosas de ese tipo. Crucemos los dedos.
Lo del pene fue un incordio pero me lo dejaron bastante bien. Incluso más grande diría yo. No os pongo fotos, jeje, pero si a algun@ os apetece jugar con la polla de Frankenstein...
El resto de puntos (más de 100) que llevo en este cuerpazo que Dios me ha dado y que el Ambar y la Mahou me han conservado, son por múltiples caídas de menor importancia.
Pero ya os digo que lo mío es todo fachada. Los análisis (nunca te vayas de jarana el día anterior de hacerte unos análisis) provocaron una bronca descomuncal por parte de mi médica: colesterol 227, ácido úrico 7 con 9 y las transaminasas como por 42. Vamos todo un poco alto y descontrolado. El preoperatorio de la intervención (sangre, pulmón y corazón) reveló que todo había sido una falsa alarma (casi), pero mis deudas con la medicina aún son muchas.
Agarraos; el resumen de mi parte médico para lo que queda de año es este:
- el lunes 27 tengo consulta con los otorrinos para ver qué tal voy
- y si voy bien con la coagulación de las narices, comienzo a tomar antiinflamatorios durante 40 días por un golpetazo que me dí (ainsss) en el testículo derecho y llevo el conducto no sé qué inflamado
- el viernes 1 tengo radiografías boca abajo (tumbado, no haciendo el pino que entendí yo perplejo en un principio) de la rodilla y no sé porqué, del torax
- una semana después tengo consulta con el médico con esas radiografías porque la rodilla que me operaron me duele ya casi de continuo y quiere ver cómo tengo la rótula y cómo va mi artrosis galopante
- entre medio tengo que llevarles una muestra de orina y una de semen (al fín algo agradable) porque quieren desechar que el golpe del testículo (que tampoco fue para tanto) me haya acarreado alguna infección. Lo de la muestra de semen es totalmente nueva en mi historial, lo juro
- el miércoles 27 tengo que hacerme una urografía intravenosa, porque ya que estaba por allí, quieren revisar no sólo mis fluídos sino también mis conductos debido a mi propensión a tener cosas raras (para los que no sabéis lo que es, es que te meten un contraste y te hacen una radiografía mientras meas y se ve todo en fosforito, como los trajes de Kraftwerk)
- y a finales de enero, y si todo va bien, tengo que repetirme los análisis de sangre para que mi médica se convenzca de que mi colesterol y mi ácido úrico tenían un mal día; y también para controlar mis transaminasas, que no varíen porque resulta que tengo los anticuerpos de la Hepatitis B de nacimiento por herencia de una transfusión a mi madre, y como están informatizando los historiales de mi centro de salud, pues todos los análisis que me hice hace años, parece que los han mandado al reciclaje.
También les dije que me hiciesen la prueba del VIH que hace siglos que no me la hago, pero se les olvidó y la dejamos para enero. Si es que no se puede estar en todo.
Un consejo: no vayáis al médico hasta que un día al despertar os encontréis con la oreja caída en la almohada. No sé vosotros cómo estaréis; lo mío, ya os digo, todo fachada :-)

2 Comments:

Blogger Paranoia said...

Ya tenemos portada para el próximo disco (si lo hubiera...)
O mejor aún ¡Un calendario! Qué te parece cada mes una foto de una cicatriz espectacular de tu cuerpo...
:-)
Ahora en serio, me algro de que estés bien.
Un abrazote!

10:26 AM  
Blogger JAIME_ROMAN_TORREON said...

que te paso mi santitos?

8:22 PM  

Post a Comment

<< Home