Tuesday, March 20, 2007

Carreteras




Lo del fin de semana pasado fue una paliza. Lo reconozco, pero no puedo evitarlo.
Los viajes nunca me han dado pereza, si no, no me hubiese dedicado jamás al mundo de la música, todo el día de aquí para allá. Y más cuando hacíamos esas largas giras sin autovías, con una furgoneta normalita (los Héroes nos adelantaban muchas veces pitándonos porque iban sin equipo y con turbo y reconocían nuestra furgo por la bandera pirata que llevábamos detrás) y giras perfectamente concebidas, tipo Valencia-Extremadura-Asturias. Además no tengo mal recuerdo de los viajes de Niños. Al menos de los de esa temporada que viajamos tanto. Luego ya éramos más destroyers, de viajar de noche y con prisas. Es lo que tiene la independencia, jeje. Veremos ahora que volvemos a ser independientes, pero yo tengo unas ganas locas de volver a las carreteras con mis chicos y, por ejemplo, tirar latas de cerveza vacías contra las señales. Bueno, aunque ahora que en este país está todo prohibido, habrá que buscarse algún entretenimiento nuevo. Y legal. Tendremos que comprarnos un DVD portátil como los que llevan los padres para que sus hijos estén anestesiados un rato. No sé. El mundo avanza. Creo que lo de las latas de cerveza es como del siglo pasado. Tendré que ir a mi siquiatra a ver qué me dice.
Este finde he viajado en autobús salchichero de Zaragoza a Barcelona y vuelta y de Zaragoza a Madrid y vuelta. He hecho el puente aéreo pero sin alas. Como las compresas de antes. Además he tenido especial mala suerte con los buses y me han tocado verdaderos cacharros. Y ya no te ponen una peli ni rogando. Debe ser que como casi nadie de los que viajan en los autobuses hoy en día las entienden, ya ni se molestan en poner películas. La última vez, en un autobús bueno, el conductor dijo algo así como que no funcionaba el GPS… El DVD debe ir con el GPS, por lo visto. Ni idea. Pero sin embargo existe el Mp3 y los recargadores de pilas. Menos mal. He devorado sin piedad discos buenísimos, sobre todo el de los Barceloneses Mendetz. Recomendado desde aquí a todos los amantes del pop británico más dance. No suenan para nada a producto nacional. De hecho tuve que preguntar al comprármelo porque no me creía que fuesen españoles. Es el mejor album de britpop en años. Jeje. www.myspace.com/mendetz
También he devorado los nuevos de Chk Chk chk y Bloc Party, excelentes sin sorprender (ya lo hicieron con sus anteriores trabajos) y el primer gran disco de tecnopop español de la temporada: KASSIDY y su Electrocardiopop se instalan definitivamente en el podium de lo mejorcito hecho con maquinitas en meses. Ya os hablaré otro día más de ellos y de esa fastuosa factoría de joyas sevillana que fue Lemon^Fly. También he escuchado más discos que me han llamado menos la atención, pero a lo que iba: mis viajes solitarios, ya no lo son tanto desde que el Reproductor de Mp3 apareció en mi vida.
Me sigue gustando mucho viajar. Y sobre todo por carretera. Así se disfruta también del viaje y no sólo del destino. Los trenes se me hacían pesadísimos cuando duraban una eternidad. Ahora que no duran nada se me hacen igualmente molestos: no da tiempo ni de leer, ni de dormir, ni de ver una peli porque el viaje dura menos, ni apenas de nada. Sólo de ser molestado por la gente que se tira el viaje paseando. Y el romanticismo ferroviario ha desaparecido por completo. Y sobre todo que me siguen pareciendo carísimos. Antonio Estación va siempre en el AVE, pero porque no tiene tiempo de nada. Yo debería reducir mis viajes drásticamente si tuviese que ir siempre en el AVE, cosa a la que no estoy dispuesto. Sólo lo uso cuando no llego de otra manera, pero organizándose bien… Bueno, también estoy por probar la fórmula de Ed Sullivan, guitarrista de De Vito, que ni se sienta en su asiento: va directamente al bar. Y dice que no es tan caro como parece. Eso sí, me conozco y mejor si no me dan la oportunidad de cocerme a velocidad AVE. :-)
Sin embargo por carretera me entretengo mucho: veo pajaritos, animales, hago fotos a los molinos de viento, a los curris de las obras de la autovía, a mí mismo, a los que se quedan fritos, etc etc. Leo lo que en casa ya no me queda tiempo de leer, escribo en la preciosa agenda que me encontré en Barcelona hace unas semanas (apenas usada entonces), pienso, mando mensajitos a los amigos a los que nunca llamo y escucho horas y horas de música. Y estoy tranquilito porque en los autobuses nadie se levanta más que a mear o a echar la pota, no como en el AVE que es un trajín de modeleo. La verdad que son las horas que más tranquilo paso últimamente, que no me vienen mal. Por eso no me importa viajar. Es más, disfruto.
En el FEA Festival vi a Perestroika, bastante graciosos con sus modelazos filocomunistas. Seguramente son los ganadores de algún concurso de freaks, porque eso de cantar Go West versión Pet Shop Boys ¡encima del disco! me parece la mayor freakada que he visto en años. Auguro un futuro nulo para estos chicos, pero desde luego, divertidos son. Vi también a Vyvian, www.myspace.com/vyvian que presentaban su primer disco Life in Hysteria, que me iba a comprar pero me puse a hablar y se me olvidó. Son guitarreros, canta el bajista con muy buena actitud y estuvieron muy bien. Muchas influencias del postpunk. Caña de España filtrada por Bauhaus. Mi única pega es que canten en inglés. Como los Mendetz. No sé, preferiría un buen castellano. Si no, se me olvida que son de aquí y no les presto atención. Dudo que tengan distribución nacional. Si alguno lo veis, me lo compráis, ¿vale? Y vi también a mis queridos VIVA MAESTRO, que, obviamente, estuvieron geniales. Vive Marie ocupa ya totalmente el centro del escenario relegando a Viva Sergi a segundo cantante, pero estuvieron todos geniales. Tocaron 3 temas que han trabajado con Nacho y conmigo en el estudio y otros 3 que no conocía, que suman nuevas joyas a su repertorio. ¡Compañías discográficas, espabilad! Son una verdadera fábrica de hits. Espero que triunfen porque se lo merecen. ¡Tiembla Madonna!
Incluso algún que otro mallechado exfan de Niños del Brasil intentó tomarme el pelo diciendo que sonaban mejor que nosotros. Me alegro mucho, sobre todo porque suenan mucho mejor después de haber pasado por el quirófano de Atmósfera.
Y me fui cual Cenicienta cuando pinchaba el cantante de Neon Judgement. Me gustó mucho. Además cantaba encima de las versiones maxis de sus canciones, o eso me pareció, porque estuve dos horas solamente y entre ver los grupos y hablar con Eduardo, Germán de Siberia, el cantante de Padreisla, la Bibian Blue, El Puzzle Cózmico y la encantadora Mosquita Muerta, mis amigos de la Santísima Trinidad y los Viva Maestro, poco tiempo me dio para fijarme en todo, pero me moló esa idea de dj-singer…
Octavio Margot se ofreció amabilísimamente a llevarme los discos a la estación de autobuses, y eso que está liadísimo terminando el nuevo y ultimo número de Confesiones de Margot que presentarán el 4 de abril en Mar de Dios. Y con mis disquicos bajo el brazo, me fui trotando a mi performance particular. En el Oasis no canté. Bastante cantaban los asistentes. Hay noches en que todo el mundo se emborracha colectivamente y el viernes fue una de ellas. Y yo les puse música, claro, y al terminar, desaparecí de nuevo cual Cenicienta a buscar la calabaza 40 que me llevase a casa a dormir un rato. Y ya en Madrid, pues unas cañas con sus correspondientes tapitas, y a ver a los Elegant Machinery, que desplegaron todo su repertorio de trallazos de tecnopop. Quería haber ido con Antonio a ver a Estatuas de Sol, que tocaron un par de horas antes, pero Antonio se había quedado pachucho en Zaragoza y yo no sabía exactamente dónde era. Si alguien fue, que me cuente.
Los Elegant estuvieron animadísimos para ser un grupo sueco. Correctos y efectivos. Qué pena que el Dark Hole (u Ocho y medio o Flamingos o como se llame dependiendo del día) suene tan mal. Sobre todo la voz. Una pena porque los chicos pareció que se lo estaban pasando muy bien. El cantante se conserva exageradamente bien (es rollo Chayane, de esos que se pasan de guapos) y parece pequeñito al lado de sus compis. Cuando me iba, me acerqué a saludar al “batería” y al teclista y me sacaban la cabeza los dos. O sea, que el cantante debe ser como yo mínimo. ¡Jesús qué altos son estos suecos!
El domingo me pasé por la Estación del Silencio Madrid a ver a Antonio. Pinchaba Cristina y Javier Alvero ponía videos y proyecciones. Y había un montón de amigos como Juan Carlos Espadas, El Polaco, el Aparicio, Loren… Un gran final para un bonito fin de semana.
No me molesta pegarme panzadas de carretera, pero ¿para cuándo inventarán la teletransportación? Spock, ¡te necesito!

4 Comments:

Blogger RaKela said...

Tú lo has dicho, se pasa de guapo. Lástima si no pudo exhibirse del todo debido al mal sonido de la sala Dark Hole. ¿Se desquició mucha la gente cuando sonó "Process"?

3:33 PM  
Blogger Santi Rex said...

Fue todo un poco igualado de nivel. Un concierto sin altibajos. El chico estuvo encantador desde el principio.
Quizá a estos grupos de tecnopop les falta un poco de morbo, porque canciones majas tienen, pero ofrecen conciertos intranscendentes.
Bueno, si eres muy fan supongo que llegarán a emocionarte, pero si no.... pues un buen rato y poco más.

6:20 AM  
Blogger Eingel said...

este post es de otra época... de los diarios en papel, cuando el concepto "blog" era una entelequia en la mente de algún escritor ciberpunk

Vamos, que podría servir de base (y de paso para su banda sonora) de una road movie

9:53 AM  
Blogger RaKela said...

Pues sí, son poco cantosos, para mal y para bien. Pero me encantan desde hace mucho tiempo, a ver si tengo más suerte si hay próxima vez. Gracias por la info ;)

PD: visité tu espacio, felicidades por tus proyectos, suenan muy bien!

7:02 AM  

Post a Comment

<< Home